Córdoba - miniguía teórico-práctica

venres 11 xuño 2010

Mayo es el mes ideal para visitar Córdoba. Una primavera cálida sin agobios aunque seca (valores de humedad relativos entre el 20 y el 30 por ciento) y una serie de eventos que rompen la rutina de los cordobeses y aumentan el interés de la visita para los foráneos. A primeros de mes, la religiosa fiesta de las Cruces, a mediados la de los patios, única época del año en la que se pueden visitar libremente y a finales, la feria, exactamente desde el penúltimo al último sábado del mes, aunque ya el viernes anterior al día de inicio por la noche se inicia ya con la “prueba del alumbrado” de las casetas, rubricado por los fuegos artificiales a la medianoche.

Si hay un lugar de Córdoba imprescindible es sin duda la catedral antigua mezquita. Vista desde dentro, es más lo segundo que lo primero, destacando su amplitud, 23.000 metros cuadrados y el bosque de columnas (1.300) y arcos bicolores. Si antiguamente el piso era de tierra con cubierta de cáñamo, ahora hay mármol y terrazo modernos. El lugar, fresco y tranquilo, aun con importante número de visitantes, invita a la calma y recogimiento. Si discutible fue el insertar en su centro una catedral no se debe de olvidar que la mezquita iniciada en el año 786 se edificó sobre el solar en el que estaba la basílica visigoda del siglo VI, de la que se conservan unos restos puestos al descubierto en la zona más antigua de la mezquita, mas sorprendente y destacable es que permaneció intacta desde la última ampliación de Almanzor en el 987 tras la reconquista de la ciudad en el año 1236 por Fernando III El Santo hasta el año 1523 en el que se inició la catedral, es decir, casi trescientos años en pleno reino cristiano, aunque dedicada en esta época al culto católico.

A ocho kilómetros al oeste de la ciudad se encuentran las ruinas de Medina Azahara, sede de la residencia y gobierno del proclamado califa Abderramán III. Iniciada en el 936 no sobreviviría a la desmembración del califato en taifas en el 1010. El año pasado se inauguró el centro de recepción de visitantes que desahoga el área de las ruinas del tráfico, pues sólo se puede acceder a la entrada al área arqueológica en el bus que parte del centro de visitantes (2,10 €, 1,50 € clases pasivas). En el nuevo edificio se puede ver una proyección virtual que reconstruye como sería la ciudad califal, también tiene museo interactivo, tienda, cafetería y restaurante, todas esas prestaciones que ponen en valor el recinto, especialmente para los que tienen la concesión.

Pasear por la judería, tanto de día como de noche, es inevitable porque es el equivalente a los cascos viejos o ciudades viejas y casi rodea a la mezquita-catedral. Algunas de las opciones residenciales propuestas están ahí, lo cual es garantía de tranquilidad porque apenas hay tránsito rodado.

Paseo por la judería, video y musica de susjevision en YouTube

Otros puntos de visita serían el Alcázar de los Reyes Cristianos, especialmente los jardines, y la plaza Corredera, típica plaza mayor de tipo castellano única en Andalucía. Para los culturetas más avanzados el museo Julio Romero de Torres, pintor cordobés famoso por sus retratos prototipo de la mujer andaluza.

El desayuno cordobés pasa por las “medias tostadas”, bien con aceite de oliva, con tomate y jamón serrano o con pringá, especie de paté parecido a la sobrasada antiguamente procedente de los restos del puchero o cocido andaluz. Muy usuales en las cartas de los restaurantes son las alcachofas, bien en vinagretas o a la plancha, las berenjenas rebozadas y el rabo de toro. Lo que no falta en ningún bar ni restaurante es el salmorejo, gazpacho espeso reforzado con jamón serrano y huevo duro picados. Repartidos por la ciudad aquí y allá también hay chiringuitos de caracoles

Costumbre típica cordobesa es el “perol”, que denomina tanto al plato como a la tradición de salir al campo en las afueras de la ciudad los días de romería toda la familia a “perolear”.

La vida comercial moderna se mueve por las peatonales calles Concepción y su prolongación Conde de Gondomar. En la paralela Avenida de los Tejares se encuentra El Corte Inglés y la mayoría de bancos y cajas.

Comentario generalizado actualmente es el déficil industrial de la ciudad, provocado por la política municipal de no dar beneficios fiscales para la instalación de fábricas ni facilidades para el suelo industrial, lo que la deja sin opciones ante la crisis económica.

Una curiosidad final: llama la atención la amplitud de tiempo que los semáforos dejan al peatón para cruzar la calle, lo que indica una clara prioridad para esta forma de movilidad. Córdoba, con sus 350.000 habitantes, tiene un centro urbano que se puede recorrer fácilmente a pie.

Carros y caballos al lado de la mezquita pasando hacia la feria de Cordoba, video YouTube

Álbum de fotos de Córdoba en susjeblog


Miniguía práctica

Dormir:

Hotel Selu *** (Cadena Sercotel), calle Eduardo Dato, 7

Bagdad Backpapers Hostel, calle Fernández Ruano, 11

Hospedería Alma Andalusí, calle Fernández Ruano, 5

Desayunar:

Pastelerías Roldán, calle Concepción esquina con Paseo de la Victoria y otras direcciones

Comer:

Restaurante El Churrasco, calle Romero 16

Restaurante Federación de Peñas, calle Conde y Luque, 8

Cenar:

Bar Restaurante El Barril, calle Concepción, 16

Otros:

Heladerías David Rico, calle Concepción y otras direcciones

Feria de Córdoba en El Arenal, Avenida del Campo de la Verdad. Del penúltimo al último sábado de mayo.






Enviar un comentario

Nome:
Correo electrónico:
URL:
O teu comentario:

sintaxe html: deshabilitado